Accesibilidad y calidad de vida en la ciudad histórica. Historia de una escalera [Diego Peris Sánchez]

Anteproyecto de Elías Torres Tur y José Antonio Martínez Lapeña recogido en el Plan Especial.

Dos problemas relacionados se presentan en muchos conjuntos históricos: la accesibilidad a los mismos y el tráfico en su interior. Problemas diferentes pero relacionados entre sí en alguna medida.

Informe de Winkler 1991

El informe del urbanista alemán Bernhard Winkler analizaba, con datos obtenidos de su visita a la ciudad, los problemas que tenía el conjunto histórico. Un conjunto de análisis que era recibido con cierta frialdad por los vecinos que indicaban su conocimiento del tema desde tiempo atrás. Pero junto a la presentación de los problemas planteaba posibles soluciones que se concretaban en mejoras de accesos a la ciudad desde diferentes puntos con aparcamientos externos a la misma y una necesaria reducción del tráfico en el interior del conjunto histórico.

Dos temas diferenciados que requieren soluciones en paralelo si se quiere mejorar la calidad de la ciudad histórica: ofrecer condiciones adecuadas de acceso sin necesidad del vehículo particular, pero también limitar el uso interno del mismo a lo estrictamente necesario para residentes y la necesaria actividad en su interior. Esa limitación incide en la calidad de vida de la ciudad y en su conservación como estructura urbana histórica.

1994. Miguel Fisac. Propuesta de acceso a Toledo

Fisac 1994

Como resultado de la visita del arquitecto Miguel Fisac a Toledo, este presenta una curiosa propuesta de acceso al conjunto histórico. Un gran aparcamiento en la zona junto al rio cercana a la estación de ferrocarril y desde allí una subida enterrada que acababa subiendo con un ascensor a la zona del Alcázar. La propuesta quedó en los dibujos de Fisac que lamentaba no se hubiera considerado su proyecto.

Años después se construiría el acceso diseñado por Rafael Moneo con las soluciones de aparcamiento subterráneo en el antiguo Miradero y después el aparcamiento de superficie junto al río.

Análisis de posibilidades de acceso.

En el desarrollo de elaboración del Plan Especial se organiza un viaje a diferentes poblaciones italianas y suizas que han resuelto el tema con propuestas adecuadas a las condiciones de su topografía: escaleras mecánicas, ascensores o funiculares. Un grupo de técnicos y políticos del Ayuntamiento de Toledo, Junta de Comunidades y Real Fundación, acompañados y guiados por Busquets y miembros de su equipo visitamos las diferentes soluciones existentes en algunas ciudades históricas situadas en posiciones elevadas. Una de las visitas que suscita un mayor acuerdo es la de las escaleras mecánicas que tienen en Perugia un ejemplo singular. Una ciudad que ya en 1985 había elaborado su proyecto de viabilidad con aparcamientos, escaleras y ascensores para acceder al conjunto histórico.

 

Y una propuesta especialmente sugerente en el caso de las escaleras que atraviesan, en la mitad de su recorrido, la Rocca Paolina, convertida en yacimiento restaurado y museo de diferentes piezas arqueológicas.

Escalera de Perugia. Paso por la Rocca Paolina.

Plan Especial 1997

El Plan Especial de Toledo redactado por Joan Busquets tenía un apartado que denominaba: El acceso al Casco y Estructura de movilidad. Allí se decía “El funcionamiento actual de la estructura viaria del Casco Histórico cuenta con un análisis previo sobre el Acceso y Aparcamiento realizado por el P.E.C.H.T. y con un exhaustivo y cuidado estudio realizado por encargo de la Dirección General de Actuaciones Concertadas en las ciudades del M.O.P.T.M.A. y el Ayuntamiento de Toledo en el que se ponen de manifiesto los problemas de la trama viaria y apunta una diagnosis que se concreta en una solución para su aplicación por fases”.

Anteproyecto de Elías Torres Tur y José Antonio Martínez Lapeña recogido en el Plan Especial.

En base a estos estudios realiza una serie de propuestas para mejora de la accesibilidad interior, remodelaciones urbanas de plazas y viarios, aparcamientos interiores del casco y accesos a la “ciudad colina”,

El Plan Especial aprobado en febrero de 1997 tenía un apartado denominado “Proyectos especiales del Plan. Simulación de las propuestas” en el que proponían 7 ensanchamientos, 7 aparcamientos, tres remontes: dos mecánicos para Recaredo y Safont y uno peatonal en el Cambrón, 12 espacios de plazas y jardines, 4 miradores, 5 zonas de equipamientos, 11 sectores de actuación residencial y 11 zonas de reurbanización como plazas (8) y ejes urbanos (3).

Para el remonte peatonal mecánico de Recaredo recogía la propuesta inicial diseñada en 1995 por Elías Torres Tur y José Antonio Martínez Lapeña que llegaba a la plaza de la Merced.

Anteproyecto de Elías Torres Tur y José Antonio Martínez Lapeña recogido en el Plan Especial

El proyecto de 1998

El Convenio del Ayuntamiento de Toledo con el Banco Europeo de Inversiones firmado en julio de 1997 permitía disponer de recursos para algunas de las obras previstas en el Programa de Renovación urbana de Toledo. Y uno de ellos era el remonte de Recaredo. La actuación en la zona planteaba también el ensanchamiento del callejón de la Granja y la reparación de lienzos de muralla norte. El proyecto se redactó en enero de 1998. “Las escaleras mecánicas se apoyan en la ladera del Rodadero, un terreno en pendiente entre la muralla medieval que va de la Puerta de Bisagra a la Puerta del Cambrón y la calle Subida de la Granja, que discurre a los pies del edificio de la Diputación. El aparcamiento se ha construido bajo la explanada del Paseo de Recaredo, una zona exterior pero contigua a la muralla. El desnivel entre la explanada y la zona más alta de la ladera, junto a la Diputación, es de 36 metros” decían los arquitectos.

Proyecto de remonte de Recaredo.

El terreno obligaba a que las cimentaciones tuviesen que bajar 30 metros. “Para que el paisaje de la cara norte de la ciudad sufriera el menor impacto ambiental posible, la voluminosa construcción que alberga las escaleras se ha incrustado en la ladera”. Desde la explanada ajardinada de la cubierta del aparcamiento se accede a las escaleras pasando bajo la muralla y se llega a un gran patio de luz del que se bifurcan dos recorridos peatonales. Uno sigue una senda peatonal hasta llegar a la calle Subida de la Granja y el otro es el de las escaleras mecánicas con seis tramos que llegan al nivel superior de la Diputación.

La solución constructiva realizada toda ella en hormigón armado supuso un desarrollo complejo por los problemas de cimentación, por la localización del desarrollo de los trabajos y por su relación con elementos históricos existentes en la zona.

El resultado 2001

La construcción del remonte de Recaredo es una de las obras de especial calidad arquitectónica para la ciudad de Toledo. Y ello se logra por diferentes elementos:

• El primero de ellos por la conformación de un volumen integrado en el terreno que, con sus formas abiertas por uno de sus lados, permitiendo la vista del entorno de la Vega Baja, crea un recorrido interior de especial calidad. Las formas inclinadas de sus elementos, los encuentros de los planos del hormigón armado coloreado y los cambios de nivel van definiendo espacios interiores de especial calidad. La sección de la forma de hormigón armado deja abierto uno de sus lados y va cambiando la inclinación de sus paramentos para conformar un ámbito interior singular. La excelente ejecución del hormigón visto y su coloración crean un recorrido interior que se mantiene su calidad con el paso del tiempo.

• El diseño de la forma con sus quiebros, los planos inclinados de paredes y cubierta, los encuentros de los diferentes elementos y el proyecto global desde su punto de partida al elemento final de la coronación realizado desde una sobriedad del material, en relación con las formas de sus planos rectos, acaba configurando un espacio que, desde el interior, va dialogando con el entorno en su recorrido.

• Y junto a ello una cuidada integración en el entorno adaptándose a la forma del terreno de manera que la imagen final define una línea que forma parte del perfil de la ciudad en su fachada norte.

ST_06_REMONTES. Fotografía de Javier Longobardo
ST_06_REMONTES. Fotografía de Javier Longobardo

El remonte de Recaredo es un proyecto arquitectónico de especial calidad que ahora celebra los 20 años de su construcción y que supone una excelente aportación patrimonial al conjunto histórico de la ciudad de Toledo. Un camino en el que el recorrido tranquilo por sus seis tramos nos va haciendo experimentar el espacio arquitectónico de un interior rico desde el que vamos percibiendo el paisaje y la perspectiva del patrimonio de la ciudad de Toledo. Un recorrido que tanto en su interior como en la visión exterior consigue crear esa “atmósfera” que Zumthor reclama para la buena arquitectura.

Perfil norte de la ciudad de Toledo. @Diego Peris

Diego Peris, doctor arquitecto.

El autor preside actualmente la Fundación Miguel Fisac

(Visited 245 times, 1 visits today)

Deja un comentario